UNADJUSTEDNONRAW_thumb_325c.jpg

Me formé durante 3 años entre Nueva York y Orlando, donde aprendí la importancia del liderazgo, el trabajo en equipo y el poder del diseño social en la creación de nuevas condiciones sociales, en ciudades, culturas corporativas o comunidades, que se traducen en mayor creatividad, equidad, justicia social, mayor resistencia y una conexión saludable con la naturaleza. 

Al regresar de Estados Unidos, quise poner en practica todo lo aprendido, y me di cuenta de que en ciudades pequeña como Coruña, no había una comunidad de mujeres fuerte donde se utilizase  el diseño de sistemas, el pensamiento crítico, la estrategia, la mecánica del juego, el diseño de movimientos sociales, el liderazgo colectivo, la imaginación y la belleza para hacer que las personas y las empresas piensen de manera diferente y se vuelvan más resilientes e ingeniosos. 

De aquí nace Talentiers, un proyecto que busca empoderar las capacidades humanas. Ayudando a las personas a identificar sus talentos y diseñar planes para su desarrollo personal y profesional. 

Además de emprendedora soy madre de un precioso niño al que tengo muchas ganas de ver crecer. ¿Cómo concilio ambas facetas? Creando un espacio idoneo para ello. 

Cuando la gente habla de conciliación como si supiesen lo que realmente significa o fuese una palabra vacía me hacen sentir impotente. Conciliación es poder sentir que tu trabajo no limita tu faceta como madre, no te excluye de su aprendizaje y no limita tu rendimiento laboral. Conciliar es no sentir que o eres buena madre o eres buena profesional. Conciliar es sentirte bien. 

Creo firmemente que una persona sola no puede cambiar el mundo, por ello necesitamos gente con energía y motivación para conseguirlo.  ¿Me acompañas en la aventura? 

A fin de cuentas, creo que las mujeres de un modo u otro, en distintas etapas de nuestra vida, nos enfrentamos a los mismos retos con distinto envoltorio.