Por qué no voy a hacer huelga el 8-M

Sí, estoy a favor de la reivindicación del papel de la mujer en la sociedad. Sí, creo firmemente en la necesidad de una igualdad de género en el ámbito laboral. Y sí, me declaro feminista y lidero una empresa que aboga por la igualdad de género y la necesidad de un mundo más adaptado a las necesidades de las mujeres (sobre todo de las que son madres) 
Pero hoy no haré huelga, sino que reivindicaré mi derecho a trabajar, en el día de La Mujer Trabajadora. 
Una vez dicho esto, reitero que respeto a aquellas mujeres que han decidido ir a la huelga, y entiendo que ambas posturas son igual de loables. 
Personalmente creo que el método de reivindicación no es el apropiado, y me sorprende como en El Día Internacional de la Mujer los medios hablan más de la huelga que de nuestra historia como mujeres, referentes femeninos que sirvan como ejemplo o hitos importantes. ¿Sabes por qué se eligió el 8 de marzo? 

 

No digo que las huelgas no tengan su sentido, pero en este caso lanzan la idea errónea de que la culpa de la desigualdad de género (sí, es real) es en casi su totalidad de las empresas y, por tanto, de los empresarios ¿de verdad es así?, 
¿no tienen nada que ver las leyes actuales? ¿O los prejuicios sociales y la falta de cultura?
Personalmente creo que es un día para ir con la cabeza bien alta y recordarle a nuestros líderes que hace falta un cambio desde la base. Ser tan productivas como somos y hacerles ver que nosotras somos parte importante del engranaje, y que somos las primeras que abogamos por un cambio en la educación, la cultura y la política. Puntos en los que si radica el problema. 

Este día debe ser un día en el que buscar referentes femeninos fuertes, mujeres que sepan enfrentarse a la vida, modelos positivos, independientes y capaces. Enseñarle a las nuevas generaciones que son capaces de todo lo que se propongan. A las niñas a sentirse orgullosas de sus diferencias, de sus derechos y su libertad. 

Cartel del Día Internacional de la mujer en Galicia

Cartel del Día Internacional de la mujer en Galicia

Tenemos que entender que la igualdad no pasa por hacer ruido un día y reivindicar que somos iguales, sino luchar cada día y recordarnos que no somos iguales, y que son esas diferencias las que nos hacen únicos. Aprender a respetarnos unas a otras (nosotras somos las más críticas) y reivindicar nuestras necesidades de género. No somos iguales, todos somos iguales ... todos merecemos los mismos derechos y oportunidades.

El 8M es un símbolo y un movimiento con poderío, pero también es una oportunidad para tejer redes entre nosotras y visibilizar que las mujeres queremos cambiar el mundo 

 

Y una última cosa... ¡corre como una niña! Porque eso significará que eres fuerte, independiente, estás empoderada y lista para comerte el mundo